Ex Reo viola a alumna del colegio Modelo y fuga

Una adolescente que cursa el primer año de secundaria en el colegio Modelo denunció ante las autoridades que un exreo de El Milagro abusó sexualmente de ella tras herirla con un pico de botella. 

Antes de que la violen, la menor, de 15 años de edad, estuvo con su enamorado y unas amigas en la verbena que el plantel ofreció la noche del martes por su aniversario.

Cuando la fiesta terminó, el grupo decidió seguir la jarana en una vivienda de la calle 3 de Octubre, en Florencia de Mora.

Más tarde, en la madrugada, la chiquilla (que vive en la calle 17 de Agosto, cerca de La Hermelinda) le dijo a su pareja que ya quería irse. Entonces ambos salieron a buscar un taxi, pero en la calle se encontraron con el expresidiario, que ha sido identificado como Piero Luján. El tipo conocía al muchacho, de modo que le propuso ir a beber unas cervezas en una casa abandonada del sector Los Ángeles. El chico aceptó. Y a la estudiante no le quedó otra opción que acompañarlos.

ATROZ

Luego de una breve caminata, llegaron al predio en cuestión. En ese lugar, el enamorado estuvo a punto de dormirse, pero de pronto vio que Piero se acercó a la menor para hablarle al oído. Exaltado, le increpó su proceder.

El sujeto le dijo que se calme, que no pasaba nada. Y cuando la tranquilidad regresó, siguieron bebiendo. Pero entonces el cansancio le ganó a la pareja de la quinceañera.

Fue en ese instante que el exreo se acercó a ella para ultrajarla. La menor, por supuesto, ofreció resistencia. Pero esto no detuvo a Piero, que, furioso, rompió una botella vacía estrellándola contra la pared, tomó uno de los trozos y se abalanzó sobre ella.

Enseguida le colocó el objeto punzocortante en el cuerpo y la sujetó del cuello.

La agraviada quiso escapar, pero solo consiguió que el violador le corte un dedo de la mano derecha. Desesperada, gritó, lloró… Pero nadie la escuchó, ni siquiera su enamorado. “Déjate porque si no te mato”, le dijo el maldito.

FUGÓ

Consumado el abuso, la estudiante se retiró a su vivienda, en donde le contó a su familia el infierno que acababa de vivir.

Y el enamorado, al despertar, le preguntó al delincuente si la había visto, pero este, ya satisfecho, le dijo que no sabía nada.

El caso fue denunciado en la comisaría de Florencia de Mora, cuyos agentes se dirigieron de inmediato a la casa del acusado para detenerlo, pero no lo encontraron.

Posteriormente se efectuó otro operativo, pero, cuando se cerró esta edición, no se había reportado captura alguna. 

Quiere decir que el exrecluso sigue libre, tal vez buscando una nueva víctima. (Satelite)

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas