Cabecilla de banda convertía a niños en sicarios

Jorge Luis Olórtegui Romero (29), el presunto cabecilla de ‘Los Encapuchados del Alto Moche’ que cayó cuando pretendía ingresar a un concierto de Toño Centella, la tarde del domingo, no solo se dedicaba al cobro de cupos a comerciantes y mototaxistas, sino también al reclutamiento de menores de edad, a los que adiestraba en el uso de armas y explosivos para luego usarlos como asesinos a sueldo.

Así lo reveló ayer el titular de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Trujillo, William Rabanal Palacios, durante la audiencia en la que solicitó nueve meses de prisión preventiva para el delincuente.

“La Fiscalía tramitó la detención preliminar el pasado 21 de noviembre, y tras coordinar la captura con la PNP, (Olórtegui) ha sido detenido, luego de cinco meses de seguimiento —explicó—. El objetivo del Ministerio Público era localizarlo, pues se sabía que era un peligroso cabecilla que preparaba a adolescentes de 14 y 15 años para que sean sicarios”.

Aparte, ‘Chueco’ (como le dicen a ‘Olórtegui en los bajos fondos) es investigado en otras Fiscalías por los delitos de homicidio, extorsión, usurpación agravada, hurto y robo agravado, aunque la orden de arresto que pesaba sobre sus hombros era por el intento de asesinato en agravio de Segundo Rondo Salinas, alias ‘Shego’, y Alexander Lucio Gonzáles Vega.

‘Chueco’ les disparó a Rondo y Gonzáles en octubre del 2017, en complicidad con Ary Hemerson Ticlia Soto, aún es buscado por las autoridades. Tras perpetrar el delito, huyó en un auto rojo escoltado por Chilaver Mora Arteaga Bartolo, apodado ‘Chilaver’, y Jonathan Joel Guerra Pinchi, conocido como ‘Gringo Guerra’.

Ayer, tras escuchar los alegatos del fiscal Rabanal, el juez decidió dictarle los nueve meses de prisión preventiva al cabecilla, que en las próximas horas será recluido en El Milagro. Satelite

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas